Aunque pasen mil añosAh…mi pobre juventud! Que se fué tan ligera

 

como un soplo en el viento de un día cualquiera.
se fugó de mi vida … a una edad muy temprana
y duró, lo que dura en el aire…un tañir de campana.

¿Que si dejó huellas? Si… muchas y amargas
aventuras muy cortas, y otras…demasiado largas
algunas cosas digo sin temor a narrarlas
pero hay otras que no…no puedo contarlas.

Nadie sabrá nunca de ese ayer escondido
sólo ella y yo…porque lo hemos vivido….
y al contar este cuento siento mi alma yerta
porque hoy yo no sé, si ella está viva… o muerta.

Han pasado veranos y han pasado inviernos
pero…nunca más…hemos podido vernos.
Hoy recuerdo su nombre con amor todavía
porque ella fue una luz que iluminó mis días.

Y al contar estas cosas…rompo el sello de un broche
porque fueron aventuras de innumerables noches.
Quizás si no nacimos el uno para el otro
pero…nadie se ha amado nunca como nosotros.

No tuvimos nunca desacuerdos ni riñas
ah…si ella fue mía….apenas siendo niña.
¿Fué acaso un pecado que nos conociéramos,
y acaso fué un delito que tanto nos quisieramos?

Ahora al contarlo…mi agonía despierta
pues no sé si ella vive o si ya estará muerta.
Sólo sé que hoy vivo recordando las penas
cuando se derrumbaron mis castillos de arena.

Y esta historia que hoy cuento sea real o incierta
lo cierto es que fué ella quien me abriera la puerta.
y no importa el rumbo en que mi barca vaya
porque… aunque extraviada, siempre vuelve a su playa.

Fue ella...quien abrió la puerta del abismo
si dijera otra cosa…me angañara yo mismo.
hoy navego en el mar como una ola loca
chocando mil veces contra la misma roca.

Quien sabe si aquel día perdimos nuestro juicio
cuando juntos caímos al mismo precipicio.
Aquel día lluvioso que fue como un diluvio
mientras yo acariciaba su hermoso pelo rubio.

Pero… recordar aquel dia, hoy de nada me vale
o aquel Domingo triste de alegres carnavales.
pues recuerdo mi alma embargada de pena…
al ver desplomarse mis castillos de arena.

Yo no diré nunca si aquel amor fue loco
y si la quise o no…no lo diré tampoco…
Sólo cuento esta historia porque nunca la olvido
y es el sueño mas bello que jamás he vivido

Vivo mi vida ansiando… poder volver a verla…
aunque sé que ya el brillo lo ha perdido la perla
Aquel cuerpo que un día fuera mi gran extásis
hoy… ha de ser un árido desierto sin oasis.

Aquel rostro divino de tan bellos matices
hoy será un invierno de sólo días grises…
será como el perfume que de la flor se fuga
y ha de tener la piel toda llena de arrugas.

Y aquel cabello rubio tan lindo y tan hermoso
habrá cambiado el brillo por un tono canoso
pero eso no me importa…pues me dice mi espejo
que el pasar de los años…también me han hecho Viejo.

Pero el reloj del tiempo me dice a cada día…
que la sigo queriendo como ayer la quería…
y quizás nadie sepa…que yo estaré muriendo
y aún ante la muerte la seguiré queriendo.

Hoy lo confieso, sin mentiras ni engaños
que …la seguiré queriendo
AUNQUE PASEN MIL AÑOS.

Contacto

Francisco Jose

fjfc50@gmail.com

Buscar en el sitio

 

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail:

en la memoria por Jandra


ALTAIR

Franastur

(SUS POEMAS SU VOZ)

La casa del cafe (Gijon)

 

Directorio enlaces | Promociona tu pagina web gratis

Locations of visitors to this page

 

>

© 2009 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode