Abre tus ojos

 

 

Cada vez que salgo a la calle es inevitable sentir una fuerza que choca contra mi cuerpo, que golpea los sentimientos mas inciertos y me hace reflexionar una vez mas sobre la vida en este mundo capitalista, hipócrita y abrumador en el que estamos inmersos.


Rostros cansados, cuerpos apesadumbrados, personas concurriendo a sus lugares de trabajo para poder obtener recurso con los cuales sustentarse.


Todo el mundo esta agoviado, necesita decir "stop, paren al mundo que me quiero bajar, esta máquina gira muy rápido y no soporto la vertiginosa realidad que me toca vivir cada día".


Pero sin embargo, ahogan sus gritos, acumulan tensiones, y siguen con la rutina que lentamente los arrincona, los mata segundo a segundo y consume todo rastro de vida.


¿Nunca notaste lo rutinario que es tu día?


Te levantás, desayunás, vas a trabajar, comés, vuelvés al trabajo, sales, llegás a tu casa, mirás un rato la tv, cenás, y te acuestás, quizás pensando en que mañana será un día mejor.


Pero no, la rutina te espera pacientemente con el desayuno preparado en la mesa, te lleva hasta tu lugar de trabajo, te trae, te da de comer y te tapa para que no pases frío a la noche.


Cuando te diste cuenta, ya pasaron 20 años de tu vida. No disfrutaste a tus hijos, no saliste con tus amigos porque tenías obligaciones, no jugaste ese partido de fútbol el miércoles a la noche porque al otro día tenías que trabajar e ibas a estar cansado. No fuiste el sábado a la noche a pescar con tu viejo, porque, ¿mirá si te acatarrabas ?, después ibas a tener que faltar al trabajo, y es complicado, corrés el riesgo de que te echen. El domingo a la tarde no llevaste a tu hijo al parque, porque el domingo tienes que descansar. Le dices a tu hijo que estas cansado, porque trabajaste toda la semana, y el lunes arrancas de vuelta, para darle un futuro a él.


¿Realmente crees que estás trabajando para su futuro, cuando no le brindas un presente?


Abre tus ojos. Tu hijo no necesita una play 2. Tus amigos no quieren que los llames para su cumpleaños, a tu viejo no le gusta que solo te acuerdes de él el día del padre, ni tu vieja es feliz de verte solamente los domingos cuando se juntan a comer.


Te necesitan a ti, tu cariño, tus ocurrencias, desvaríos, esos granitos de arena que conformaron tu personalidad y que te hicieron ser quien eres.


Necesitan a ese joven de 20, 30 años, que nunca abandonó al de 6 y que convive con el de 15.


ese que es capaz de emocionarse cuando habla de sus recuerdos, el que disfruta de una tarde de sol recostado en el césped de una plaza, tomando una birra, jugando al fútbol, corriendo libre, riendo cuando se equivoca, sonriendo cuando habla, hablando en esas noches abiertas con el cielo repleto de estrellas mientras esta pescando, el joven inocente que siempre fuiste.


Nadie quiere a un individuo que vive para trabajar.


Y lamentablemente somos todos seres creados por el sistema. Un sistema que se alimenta de sueños perdidos, vidas monótonas, que necesita de autómatas para subsistir.


Si eso es vivir correctamente, prefiero ser incorrecto, disfrutar de cada segundo, cada rayo de sol, cada gota de lluvia, cada momento único con mis amigos, cada salida, cada encuentro con mi familia, cada charla con mis viejos, disfrutar de mis hijos, verlos crecer, no descubrirlos ya adultos.


Quiero ser por siempre ese chico de 6 años, que se divertía inocentemente, miraba dibujitos animados, ese que creía que podía tocar el sol con las manos, al que no le importaba mancharse o lastimarse, sino divertirse. quiero conservar a ese adolescente de 15 años, que creía mas en sus amigos que en cualquier otra persona en el mundo, que solo se preocupaba por cuestiones de amor.


Quiero ser también este joven de 20 años, que tiene mil ideas, pero no las calla, no las mata, las cuenta. El que confía mas que nunca en los que quiere. Al que nunca se le va la sonrisa de la cara, y que trata de ayudar a sus amigos.


Quiero ser una persona que disfruta de cada segundo, de cada cosa pequeña, de cada situación que vive, y que se da cuenta de que lo realmente importante es lo que uno hace sin presiones, que lo mas importante es hacer lo que uno quiere, no lo que le imponen.


Basta de mediocridades, de rutinas, y de vivir para un sistema.


Es hora de vivir para uno mismo, y de disfrutar la vida.


Es Tu hora de empezar a vivir

saludos Franastur


Contacto

Francisco Jose

fjfc50@gmail.com

Buscar en el sitio

 

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail:

en la memoria por Jandra


ALTAIR

Franastur

(SUS POEMAS SU VOZ)

La casa del cafe (Gijon)

 

Directorio enlaces | Promociona tu pagina web gratis

Locations of visitors to this page

 

>

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode